ENSAMBLAJE
CLANDESTINO

En mayo 2019 nos planteamos sacar al mercado un nuevo vino, pero no un vino cualquiera. Queríamos hacer un gran vino.

Teníamos la materia prima de calidad, un entorno privilegiado, una bodega centenaria y, además, contábamos con un parque de barricas de roble francés y americano semi-enterrado y protegido por unos gruesos muros de piedra y adobe que nos permitía conservar de forma natural nuestros vinos a una temperatura ideal y dejarlos descansar en completa armonía.

¡Solo nos quedaba decidir qué uvas, qué porcentajes y cuánto tiempo de madurez! Una decisión, sin duda, difícil de tomar.

Tras mucho pensar, una tarde de verano, sentados bajo la sombra de nuestro pino favorito, ese donde anida la pareja de búhos reales que vigila en la oscuridad toda la finca, se nos ocurrió una idea.

Nuestro gran vino nacería de un ensamblaje clandestino

Para llevar a cabo este proyecto, el primer paso fue llenar las barricas con nuestros tintos, cada una de nuestras variedades por separado: bobal, cabernet sauvignon, garnacha, garnacha tintorera, merlot y tempranillo. Tras una larga y necesaria espera, llegó la hora de ensamblar y, para eso, necesitábamos ayuda. Así que nos pusimos en contacto con grandes hosteleros, porque no íbamos a ser nosotros los encargados de mezclar los caldos, sino ellos. Y, además, lo iban a hacer a ciegas. Así, con una idea entusiasta, cariñosa y profesional logramos un nuevo método de ensamblar y un gran vino.

1ª EDICIÓN

En la primera edición de nuestro Ensamblaje Clandestino, que se celebró un gélido 16 de noviembre de 2020, participaron Gery, La extrovertida; Ximo, El amable; Fouad, El meticuloso; Ana, La apasionada; Rafa, El atrevido; y Mari y Quique, Los exigentes.

Con un boli y un papel, un medidor y todos nuestros caldos, cada uno de ellos, por separado, y nosotros también, empezamos a trabajar. Observamos, olimos, catamos, mezclamos y vuelta a empezar. Así durante horas hasta conseguir lo que para ellos sería la receta perfecta.

En un sobre cerrado entregamos cada una de esas fórmulas secretas a Francis, nuestro bodeguero, quien meticulosamente las preparó clandestinamente y las subió a la sala de catas, numeradas para no desvelar el creador de cada una de ellas.

Tanto nosotros como nuestros invitados fuimos catando uno tras otro y puntuando hasta seleccionar una entre todas las recetas. Fue una tarea muy difícil, ya que todos ellos eran extraordinarios.

Elegida la fórmula, aún tuvo que esperar un año en botella para dar el redondeo final a este fantástico vino antes de ver la luz.

2ª EDICIÓN

La segunda edición de Ensamblaje Clandestino vino de la mano del restaurante A Lo Alto; los inquietos Paco y Yaimel de Paraiso Travel; Raquel, Narciso y Eva, los apasionados de Midpoint; el gran olfato de Rosa y Ramón de la cervecería Erajoma, de Morenamía; Alessandra y Gabi paladares para lo natural; los chicos de La Princesa; Alex y Alessandra, con gusto italiano, la voz de la experiencia de Nacho de La Bodeguita Juan Lloren´s; y la visión latina de Gus y Lili de Simalú.

Grandes profesionales que se suman a esta segunda edición con una nueva receta que seguro nos volverán a hacer vibrar con este elixir.

Con un boli y un papel, un medidor y todos nuestros caldos, cada uno de ellos, por separado, y nosotros también, empezamos a trabajar. Observamos, olimos, catamos, mezclamos y vuelta a empezar. Así durante horas hasta conseguir lo que para ellos sería la receta perfecta.

En un sobre cerrado entregamos cada una de esas fórmulas secretas a Francis, nuestro bodeguero, quien meticulosamente las preparó clandestinamente y las subió a la sala de catas, numeradas para no desvelar el creador de cada una de ellas.

Tanto nosotros como nuestros invitados fuimos catando uno tras otro y puntuando hasta seleccionar una entre todas las recetas. Fue una tarea muy difícil, ya que todos ellos eran extraordinarios.

Elegida la fórmula, aún tuvo que esperar un año en botella para dar el redondeo final a este fantástico vino antes de ver la luz.

3ª EDICIÓN

Podríamos presentar este vino a concursos donde un montón de gente experta en vinos lo puntúa y donde seguro recibiríamos cantidad de premios y halagos… pero no es lo que nosotros queremos, ni es lo que buscamos. No queremos que otras personas nos digan con puntos cuánto vale nuestro vino.

Lo que nosotros buscábamos cuando sacamos al mercado la 1ª botella de ensamblaje clandestino era llegar a los que de verdad saben de ésto y a los que valoraran el vino pidiendo otra botella en la siguiente ocasión. Esos son los que se sientan cada día en cada una de las mesas de nuestros clientes de restaurantes de todo el mundo y piden una botella de ensamblaje clandestino, todos ellos son los que, una vez más, nos han otorgado la mayor puntuación. 
Un vino diseñado año tras año por los mejores chefs y sumilleres de algunos de los mejores restaurantes del país. Color, aroma, sabor, carácter y mucha personalidad es lo que nos aportan estos excelentes profesionales.

Un año más nos ha sorprendido el éxito de ensamblaje clandestino y cómo ha conseguido cautivar a los paladares más exigentes: el de los consumidores.